×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2019 04:07:00
Policía de carrera
Escuchar Nota
Genaro García Luna fue lo más cercano en nuestro país a un policía de carrera. Si bien se graduó en 1994 como ingeniero mecánico de la Universidad Autónoma Metropolitana, desde antes trabajaba en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) donde llegó a ser director operativo.

En 1999 pasó a la recién creada Policía Federal Preventiva como coordinador de Inteligencia para la Prevención y en el 2000 a la Policía Judicial Federal como director de Operación y Planeación. Le tocó fundar la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) en 2001. En 2006 fue nombrado secretario de seguridad pública.

Se retiró del servicio público al concluir el Gobierno de Felipe Calderón y se mudó a Florida, Estados Unidos, donde recibió la residencia permanente (para la que sin duda se le investigó) y estableció una consultora de seguridad. Este 9 de diciembre fue detenido en Dallas, Texas, por acusaciones presentadas en una corte de Nueva York.

¿En qué consisten las acusaciones? La primera es “conspiración” para distribuir cocaína en Estados Unidos, al parecer por haber recibido sobornos del cártel de Sinaloa. La segunda, declarar falsamente a las autoridades de migración que no había cometido crímenes en su solicitud de naturalización de 2018. Como esta última dependería de la primera, la única acusación real es haber recibido sobornos del narco.

El juicio todavía no ha comenzado, por lo que no conocemos las pruebas. Sabemos, sin embargo, que Jesús “El Rey” Zambada declaró en el juicio de Joaquín “El Chapo” Guzmán que le entregó dinero entre 2005 y 2007. La orden de captura refleja estas afirmaciones: “En dos ocasiones, el cártel entregó personalmente sobornos a García Luna en maletines que contenían entre 3 y 5 millones de dólares”.

Al parecer otros “testigos protegidos”, los cuales reciben beneficios a cambio de su testimonio, han aportado también declaraciones en su contra. Hasta este momento no sabemos si hay otras pruebas, como comprobantes de transferencias o pagos en efectivo o videos.

No hay indicaciones de que las autoridades mexicanas hubiesen empezado con anterioridad acciones contra el exsecretario. El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, apenas ha solicitado a los bancos la congelación de las cuentas relacionadas. La Fiscalía General de la República ha dicho que está integrando una carpeta de investigación y que, una vez que la tenga, solicitará a un juez “una orden de aprehensión con fines de extradición”.

El expresidente Calderón ha señalado: “Desconocía por completo los hechos que se le imputan” a García Luna. “Espero que se realice un juicio justo y, de confirmarse las imputaciones, se aplique la ley”.

Sin embargo, el actual secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, ya ha dado por culpables a García Luna y al propio Calderón. “La detención de hoy” tuiteó el 10 de diciembre, ha reducido la “estrategia de seguridad” del expresidente “a la trágica protección del Gobierno de Calderón al cártel de Sinaloa”.

Hay fuertes indicios del enriquecimiento personal de García Luna, quien tenía propiedades en Estados Unidos cuando dejó el servicio público que no hubiera podido adquirir con su sueldo. La experiencia nos ha enseñado, por otra parte, a ser cautelosos con los testigos protegidos, que dicen lo que quiere la autoridad que compra su testimonio. Habrá que ver si hay otras pruebas. El proceso apenas empieza.

Letra chiquita

“Los detalles aún los tenemos que revisar”, me decía ayer en la mañana la subsecretaria Luz María de la Mora Sánchez sobre el nuevo T-MEC. “En la Secretaría de Economía, aún no hemos recibido el texto definitivo”. Tampoco los empresarios del “cuarto de al lado”. ¡Increíble! Hay que examinar la letra chiquita.

Imprimir
COMENTARIOS